Carretera de Las Marinas, Km.4 - 965 780 458 - info@hotellosangelesdenia.com
  • es
  • en
  • de
Por favor, complete el campos requeridos.
Habitación 1:
Habitación 2:
Habitación 3:
Habitación 4:

¡Feliz San Valentín!

¡Feliz San Valentín!

Además de celebrar San Valentín hay razones de peso para planificar un estupendo fin de semana en el Hotel

Hotel Los Ángeles: San Valentín

Además de celebrar San Valentín, hay razones de peso para planificar un estupendo fin de semana en el Hotel Los Ángeles.

-“He reservado un fin de semana en el Hotel Los Ángeles”.

-“¿Quéeee? ¿Para cuándo?”

-“Para ya: en marzo.”

Así de bien podría empezar una exitosa celebración de San Valentín, y no importa si a última hora no pudimos reservar mesa en nuestro restaurante favorito, o conseguir el detalle que triunfaría. Un anuncio así nos sitúa ante la ilusión de los preparativos, de buscar rutas por Denia que no hayamos explorado o de escoger la novela con la que tumbarnos durante horas. Nos invita a saborear por anticipado los platos que escogeremos de la carta, las tartas de la merienda, a celebrar ese masaje que nos regalaremos en la zona wellness.

Nos acostaremos con el brillo en los ojos de los enamorados, sólo de pensar en esos atardeceres en la pérgola, sufriendo con deleite el fuego del sol en su despedida, con algo de arena adherida en las piernas. Porque lo tenemos claro: nos mojaremos los pies, y ya se sabe que el vaivén de las olas acaba salpicando un poco más arriba.

Incluso quienes no suelen celebrar San Valentín –por considerarlo una campaña comercial, una fiesta importada, o porque celebran Sant Dionís (el 9 de octubre, día de los enamorados valencianos)- saben que una escapada sorpresa es un revitalizante de las relaciones, un oasis en la rutina de conversaciones inacabadas y cuestiones aplazadas.

Los más escépticos con el día de los enamorados pueden acogerse a la frase de Oscar Wilde: Amarse a uno mismo es el comienzo de un idilio que durará toda la vida. Así que podemos por fin tomar las riendas y querernos, regalarnos un auténtico homenaje que tantas veces no ha sido más que un deseo frustrado. Es más, sirva a modo de justificación para quienes “se niegan” a celebrar San Valentín que el regalo en sí no se disfrutará ese día. Excusa perfecta.

Nada mejor para comunicarnos de verdad, sin interrupciones ni prisas, que hacerlo felices, ante una buena mesa y ante un prometedor fin de semana en pareja.

¡Feliz San Valentín!

¡¡Déjanos un comentario!!

Your email address will not be published. Required fields are marked *