Carretera de Las Marinas, Km.4 - 965 780 458 - info@hotellosangelesdenia.com
  • es
  • en
  • de
Por favor, complete el campos requeridos.
Habitación 1:
Habitación 2:
Habitación 3:
Habitación 4:

Septiembre, el Montgó y las fiestas de la Xara

Septiembre, el Montgó y las fiestas de la Xara
Denia - la Xara cerca del Montgó

Amanece en la Xara, pegada al Montgó, a 4 Km de Denia

El Montgó y las fiestas de la Xara

A los de Denia nos caracteriza una facilidad pasmosa para engrescar a amigos y visitantes de fuera a participar de nuestras andanzas. En el Trivial aparecía nuestro pueblo como el que más fiestas celebraba de toda España, así que podéis imaginar a qué peripecias nos referimos. Durante el verano había mucho donde elegir, y nuestras amistades se asombraban de la rapidez con que pasábamos de una aventura a otra.

En el Trivial aparecía nuestro pueblo como el que más fiestas celebraba de toda España

En cambio, septiembre llegaba acompañado de la vuelta “a Dénia”, cuando muchas familias cerraban –o casi– las diferentes casas de vacaciones: la “Rota”, “la Boveta”, “la Marina“, “el Campús” del Montgó o el apartamento en la playa. Los adultos volvían al trabajo, los jóvenes se preparaban para el nuevo curso y el ambiente festivo del verano –que apenas unos días antes parecía durar eternamente- se diluía. Y justo entonces, aparecieron las fiestas de la Xara. Un pueblecito de más de medio millar de habitantes que pertenece a Dénia -allá donde el Montgó desciende de altura, en la punta de Benimaquía- nos obsequiaba con las fiestas patronales en honor a Sant Roc y Sant Mateu. Constituía nuestro último anclaje al verano, a vivir sin horarios, a conocer otros jóvenes de Pedreguer, Ondara, Jesús Pobre y Gata. Una primera toma de contacto, ya que muchos de ellos vendrían a los institutos de Denia a los pocos días.

Repasando el cartel de este año de las fiestas de la Xara (acaban el domingo) hemos recordado episodios de aquellos años. Las casas abiertas de par en par a las que nos invitaban a pasar para asistir a una actuación improvisada. Y en medio de la música, las guitarras y las risas, una amable anfitriona surgía como por arte de magia con bandejas de dulces caseros. Una escena que se repetía cada vez que pasábamos de una casa a otra. Como ahora, había verbena, por supuesto –y multitud de actos: cucañas, conciertos, actos religiosos, toros- pero para nosotros la fiesta estaba en los hogares, en la informalidad de patios abiertos, en la bondad de compartir desde la naturalidad.

la Xara nos ofrece el antídoto contra el final del verano

Un año más, la Xara nos ofrece el antídoto contra el final del verano, una oportunidad de relacionarse y vivir al más puro estilo mediterráneo. Como comprobáis muchos aspectos interesantes de nuestra historia, de nuestra manera de ser se encuentran alrededor del Montgó… Si los huéspedes del Hotel Los Ángeles quieren probar, de vuelta les espera de nuevo la apacible tranquilidad de septiembre junto al mar.

¡¡Déjanos un comentario!!

Your email address will not be published. Required fields are marked *