Carretera de Las Marinas, Km.4 - 965 780 458 - info@hotellosangelesdenia.com
  • es
  • en
  • de
Por favor, complete el campos requeridos.
Habitación 1:
Habitación 2:
Habitación 3:
Habitación 4:

Toni Marco. Maître del Hotel Los Ángeles de Dénia

TONI MARCO

El maître del Hotel Los Ángeles de Dénia, Toni Marco, tras la charla para la entrada al blog

PASIÓN POR EL TRABAJO

Nos recibe atento y amable cada día en el comedor. Conoce a la perfección la distribución de las mesas. El espacio preferido por cada huésped. Con una mirada prudente –invisible a nuestros ojos– es capaz de detectar si es necesaria una trona para el niño, si el plato es del gusto del comensal o si es pertinente reponer el vino en el servicio. Toni Marco es un amante del silencio, la discreción y la perfección. Comenzó en el mundo de la hostelería desde muy joven. Siendo un niño correteaba por el Bar Valencia de Gandia, regentado por sus padres. Su explosión como Jefe de Sala y Maître llegó bastantes años más tarde. En Casa Manolo (Daimús. Una estrella Michellin) atesoró el ingenio y el protagonismo de uno de los grandes. “Recuerdo que poníamos para cada servicio una banda sonora en el hilo musical del restaurante. Cada comida maridaba con la música, con la efeméride del día”, explica Marco.

“LA COCINA DEL RESTAURANTE ES ESPECTACULAR Y EL EQUIPO DE SALA MUY BUENO”

Esta es la tercera temporada que vive en el Hotel Los Ángeles de Dénia y destila satisfacción por los cuatro costados. “Lo tenemos todo para alcanzar grandes retos. La cocina del restaurante es espectacular y el equipo de sala es muy bueno”. Para Toni Marco el trabajo es lo más importante. “Tenemos que aspirar a la excelencia, la podemos lograr”. Y así pasan los minutos de charla distendida. Hablamos de hostelería, de restaurantes, de hoteles, de clientes y amigos.

Toni Marco se despide amable tras la sesión de fotos, flotando con elegancia por el salón. Pronto comienza a ordenar el montaje de las mesas para el servicio de noche. Todo perfecto, todo en su sitio. El maître atento, los huéspedes saludan. Él sonríe y los conduce a la mesa. El trabajo de cocina y el equipo de camareros harán el resto. Otro día redondo.